Payaso, soy un triste payaso…

Hoy, ayer, antier y desde hace más de 15 años he visto como todos se burlan de mis colores, de mis jugadores y de todas esas finales perdidas; mi equipo pasó de ser el eterno subcampeón a ser el patiño del futbol mexicano, todos lo conocen: el Cruz Azul.

La historia de un Cruz Azul campeón  quedó atrás, con todas las finales perdidas ya  tendríamos más títulos que ninguno en el futbol mexicano; sin embargo,  la historia es otra, hoy los aficionados celestes nos hemos acostumbrado a las burlas, a los memes y a los videos virales que expresan nuestro sentir.

Algunos, ya hasta reímos de nuestra propia desgracia: esa de no poder festejar un título de liga en los últimos 20 años.

No puedo soportar mi careta, ante el mundo estoy riendo y dentro de mi pecho, mi corazón sufriendo…

Actualmente, la realidad del  Cruz Azul superó a la ficción; torneo tras torneo el equipo encuentra algo con lo que volver a ser la burla de todos en la Liga Mx. Si no son las finales perdidas, son las malas contrataciones, son los conflictos en la cooperativa o las reacciones de los aficionados que son motivo de risa para los otros equipos.

De Cruz Azul se habla más en todos lados por las metidas de pata que de su futbol, ejemplo de ello es la última del equipo: tras perder en la Liga Mx contra Lobos BUAP,  Paco Jémez afirmó que el Cruz Azul no era un equipo grande por su pobre desempeño.

Las declaraciones debieron costarle el puesto, la directiva no debía sólo llamar la atención; si bien es la realidad cementera que una figura de tanta autoridad como el estratega lo diga está mal. Si Paco no cree en su propio proyecto, debería irse. Lo mismo aplica para todos los jugadores que no creen o no se ponen la camiseta; a Cruz Azul no le hace falta más gente que no crea en el equipo. Cruz Azul necesita alguien que lo haga recordar quién es.

 

Payaso, Soy un triste payaso. Que oculta su fracaso, con risas y alegría…

Los últimos títulos que ganó nuestro equipo fueron la Liga de Campeones de la CONCACAF y la Copa Mx, mismos que fueron demeritados por otros equipos- ya saben, son “fáciles” de ganar.

Para la directiva, posiblemente estos títulos puedan maquillar lo que pasa en Cruz Azul, pero para los aficionados no.

Torneo tras torneo el equipo nos hace pasar por varias etapas: la de escepticismo, la de emoción y la de desilusión. Algunos seguidores más veteranos, como mi padre, afirman que ya no creen en el equipo. Incluso  he escuchado a personas que prefieren apoyar o “cambiar” de equipo para festejar un título.

En fin, el próximo 7 de diciembre se cumplirán 20 años desde el último título de liga. Estos años deberían ser para reflexionar a dónde va el equipo, si es que no queremos terminar como el Atlas con 65 años sin títulos.

Y es que en Cruz Azul necesitamos más gente como Carlos Hermosillo que aún con  el rostro ensangrentado cobró un penal que nos dio la última gran alegría  a los aficionados; necesitamos menos gente como  Billy Álvarez que contrate jugadores que no funcionan en el equipo y no sienten los colores.

Porque Cruz Azul es más que memes y videos de burlas a sus aficionados; contrario a lo que diga Paco Jémez, Cruz Azul es un equipo grande y para muestra está su afición- aunque claro las aficiones no ganan títulos.

Para que se les olviden un rato los malos momentos de los últimos 20 años y las derrotas ante el América en Liga y copa, les dejo un video de la final de 1997.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*