El monarca derrocado

El pasado 28 de mayo se hablaba del gran mérito de Chivas por haber derrotado en la final del Clausura 2017 a Tigres 4-3 en el global, luego de un poco más de 10 años de sequía. Se le dio crédito a una plantilla que, con puros mexicanos, había derrotado a uno de los conjuntos más caro del continente y el equipo de moda hoy en día -por las grandes contrataciones que ha logrado amarrar en los últimos años- esto sumado al título de copa que consiguieron ante Morelia en abril; eran los nuevos monarcas del futbol mexicano, y no solo eso, eran los bicampeones del país.

FOTO: BBVA
Hoy, 5 meses después, el equipo de Almeyda sigue estando en la boca del periodismo deportivo, pero ahora por el pobre desempeño que mostraron durante la temporada. A dos fechas de terminar el Apertura 2017, se encuentran en el lugar 14 con 15 puntos; la temporada pasada a estas alturas estaban cuarto de la general. Si bien al inicio el Rebaño adoleció de bajas y no tuvo una pretemporada con equipo completo, tampoco se pueden escudar en ello durante 15 jornadas, o manejar un discurso totalmente en contra de los árbitros y decir en cada conferencia que a muchos les dolió ver a Chivas levantar el título ese 28 de mayo en su estadio. Para los equipos grandes (o populares) no se le permiten esos pretextos de equipo chico.

En muchos medios se plantearon la siguiente pregunta: ¿Chivas salva la temporada si gana la Copa MX? ¿Cómo es posible que al campeón se le exija tan poco? ¿Cómo se les ocurre plantearse esa pregunta? En un club como lo es el de Vergara, viene implicito pelear sí o sí el campeonato de liga. La copa tomó relevancia porque de ganar ambos torneos te da el status de ser el Bicampeón del futbol mexicano, pero el primordial es y será la liga, pero hoy en día ni el “torneo de chocolate”. Luego de ser la burla nacional y de arrastrar la corona de la liga, se vino otro martillazo, ahora en la Copa MX. A Guadalajara le tocaba enfrentar al único equipo de la división de ascenso en los cuartos de final: el Atlante.  Ante un desolado Estadio Chivas, el vigente campeón quedó eliminado a manos del que se catalogó como el más débil en la tanda de los penales; el Rebaño no pudo retener ninguno de sus dos títulos conseguidos tan solo unos meses atrás.

Foto: Marca
Ante los malos resultados se vinieron los rumores. Mucho se habló de la salida del pelado Almeyda al viejo continente, lo colocaban en la cueva de los zorros de la Premier League, el Leicester City y, en los últimos días, lo colocaban como DT de la Selección de Chile. Ante esto, Pedro Caixinha sonó para suplir a Almeyda en el banquillo rojiblanco luego de su destitución del Rangers de Escocia. Lo cierto es que el argentino logró despertar a una institución que dormía sobre la mediocridad y que hasta hace unos meses competía a pesar de tener una plantilla limitada; lograron una reconexión no solo entre jugadores, sino también entre equipo y afición que hoy en día parecen divorciados de nueva cuenta.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*