Hablemos del “eeeh putismo”

¿Cuántas veces no hemos gritado “eeeeeh put…” al portero rival cuando asistimos al estadio? O lo hemos gritado en algún otro momento a una persona cuando ‘se le abre’, en el término colonial mexicano, para hacer referencia a “le dio miedo hacer una cosa”.

Nos apropiamos de un grito, le agregamos el folclore que nos caracteriza y ante todo lo hicimos gracioso al incursionarlo en otros ámbitos que no son los futbolísticos. Sin embargo, esta misma perspectiva no la tienen los altos dirigentes de la Federation International Futbol Asociation (FIFA), quienes bajo sus premisas catalogan al grito como homofóbico.

La Federación Mexicana de Fútbol y los aficionados mexicanos vivíamos en armonía con nuestro grito, pero todo cambio cuando la nación de la FIFA se dio cuenta del grito en el Mundial de Brasil del 2014; a partir de ahí, hasta la actualidad, le llovieron multas a nuestra “querida” Federación.

Muchos creen que este grito se dio en el fútbol, sin embargo tiene sus orígenes en la Asociación de Futbol Americano Infantil de Monterrey (AFAIM), a finales de los 80, donde se acostumbraba en los ‘kick off’s’ de cada partido gritar un “eeeeeh ¡PUM!” para apoyar al pateador a hacer un buen despeje.

Fue hasta el torneo Invierno 2001, cuando la afición de los Rayados de Monterrey adoptó este inocente grito. Dos años después, en Guadalajara durante el preolímpico, cambiaría el sentido de este grito y ya se establecería como el famoso “eeeeh put…” 

El grito se popularizó en los estadios mexicanos y así se quedó  por más de 15 años- en territorios nacionales e internacionales-, pues no parecía ser tan denigrante como los hombres de pantalón largo lo consideran.

Diez multas han sido, hasta el momento, las recibidas por  la FMF,  que van desde los diez mil a veinte mil francos suizos, hecho que le preocupa a los dueños de nuestro futbol y que lanzaron dos campañas para evitar el grito durante los partidos de la selección.

En su última campaña retoman la propuesta que hizo la directiva de los Tigres UANL, por cada partido si se escucha el “eeeh Tigres” se remodelará una escuela. Campaña a la que se integró el Club América pero fracasó rotundamente en el partido contra Tigres, ya que al minuto 29 se escuchó el grito contra Nahuel Guzmán. Por algo no se llaman ‘Incomparables’…

Para no hacer el cuento más largo, pasa lo siguiente: es claro que las multas económicas de la FIFA le afectan directamente a nuestros queridos directivos y no a nosotros como aficionados, es por eso que con el dinero de las multas quieren remodelar escuelas, porque de a multas a remodelar escuelas… pues con la última ganan todos los hombres de traje de nuestro país.

Es el deber del gobierno velar por la educación en México, asegurar escuelas en óptimas condiciones, tanto remodelaciones o construcciones de éstas. La FMF quiere tapar un ‘socavón’ nacional que se supone que debería de estar tapado.

Los aficionados, como buenos mexicanos, mientras no nos perjudique lo demás nos vale gorro. Entenderemos hasta el día que afecten directamente a la selección con multas de puntos, eliminaciones directas o suspensiones a medio partido, porque ahí sí nos tocaron a nuestro equipo.

Hay que tener en claro que no vamos a cambiar la forma de pensar de la FIFA y mucho menos desde que se convirtió en misionero de la integración y la paz mundial, para limpiar la mancha que dejó  el ‘FIFAGate’. Erradicar este grito sería un ‘golazo’ para ellos.

No van a quitar el dedo del renglón y seguirán hasta que caiga el grito, hasta las últimas consecuencias y en algún punto vamos a tener que ceder, tendremos que mostrar nuestra formalidad — como cuando vamos a casa de los suegros— durante la comida y por fuera sacar nuestro ‘eeh putismo’.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*