Liga Invernal Mexicana de Béisbol un proyecto mal planteado

La Liga Invernal Mexicana (LIM), nació hace dos años como un proyecto ambicioso para que los estados del centro pudieran disfrutar del béisbol mientras que la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), descansaba de la larga campaña. Fueron seis los equipos que formaron parte de la primera temporada de esta liga, donde destacó el actual bicampeón, los Diablos Rojos de México y las novenas que se formaron tras la unión de dos equipos de la LMB como Petroleros de Salamanca (Sultanes y Tigres) y Toros Bravos de Moroleón (Bravos de León y Toros de Tijuana). Sin embargo, no se pensó sobre la difusión de la liga.

Ya hemos hablado en anteriores artículos sobre la poca difusión que tiene el béisbol dentro del territorio mexicano y la respuesta, casi nula, de los aficionados. Ahora, hay que posicionarnos en un contexto gris, duro y frío que vive el ‘rey de los deportes’, en nuestro país. La asistencia en en el beisbol nacional deja mucho que desear en la mayoría de los estadios, sólo son algunos los que se “salvan” como el ‘Palacio Sultán’ en Monterrey.

Este es el tercer año que se lleva acabo la liga invernal y el problema de la difusión sigue presente en nuestro país, pero esto no es culpa del aficionado al béisbol, sino de los organizadores de la misma. Si bien la idea de crear una liga que pueda cubrir el espacio que hay entre temporadas de la liga nacional, es pura, no consideraron varios aspectos que la afectan.

El primero, sin lugar a duda, es la cuestión económica, la asistencia a los estadios, a pesar de ser accesibles, no pueden ser considerados constante puesto que afectan al bolsillo directamente del aficionado, estamos hablando que un abono para toda la temporada de la LMB ronda entre los 7,000 y 8,000 pesos, de acuerdo con el precio que tiene el equipo representativo de la capital; este gasto habra que duplicarlo, por así decirlo, para disfrutar de un año completo de béisbol, algo totalmente desquiciado. Desde el principio suena que el proyecto no va a triunfar económicamente.

Ahora hablemos de los equipos, la mayoría de los que jugan en la liga invernal, están conformados por jugadores de los equipos ya reconocidos, termina por ser una campechana de jugadores, cartuchos que son utilizados en la temporada regular pero ahora con diferentes conjuntos. Es decir, no ofrecen algo que no hayamos visto, a diferencia de los equipos de la Liga Mexicana del Pacifíco (LMP) que buscan traer a estrellas de Grandes Ligas para dar al asistente un buen espectacúlo.

Hay un abismo en la diferencia de nivel en los partidos, cuando se habla del actual bicampeón de LIM hay que hacer referencia que han tenido un paseo por una tarde de invierno; no hay jugadores que llamen la atención y no hay espectáculo alguno que pueda llamar la atención a los amantes del deporte, la fidelidad es por el más puro sentimiento de amar el juego de diamante.

No sé qué estaban pensando los administrativos del béisbol de este país para crear una liga que no atrae, un proyecto que solo busca sacar más dinero al aficionado, que ofrece la misma muñeca pero disfrazada. La avaricia está destruyendo a este hermoso deporte, lo está desapareciendo y lo único que lo mantiene vivo es el trabajo de la MLB en México para traer partidos de Grandes Ligas, habrá que trabajar más en el proyecto, replantearlo y seguir caminando por una cuerda floja que año con año se vuelve más delgada.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*