¿Qué le pasa al futbol mexicano? – Más como ‘Nico’ Castillo

Esta semana tenía pensado escribir sobre los muchos problemas que existen alrededor del futbol mexicano, entiéndase la Liga MX, el Ascenso o la Selección. La intención era hablar un poco del sistema de competencia; otro tanto de los problemas en el reglamento, sin dejar a un lado el caso de los extranjeros y los pocos jugadores mexicanos que surgen; además, del “maldito” Draft, los problemas con el arbitraje y hasta de la llamada “Campeonitis”, incluyendo en todo a la región “CONCACAF”.

Es mucho para tratar en pocas líneas, por ello, y por lo ocurrido ayer miércoles en la Copa Mx, me dedicaré en esta ocasión a hablar un poco de uno de los temas ya mencionados, entorno a una situación peculiar para mí.

Ayer se jugó el partido de la Copa MX entre Monterrey y Pumas; aunque el equipo regio tenía la clasificación asegurada, Pumas necesitaba no perder para pasar a la siguiente ronda. Un expulsado apenas en el minuto 6 (injustamente, a parecer de muchos), dos goles antes del minuto 30 y el panorama lucía en demasía  complicado para los Universitarios. Pero ese no es -tanto- el punto peculiar del que hablaba. Cerca del minuto 80, Nicolás Castillo sufrió una aparente lesión que no lo dejó continuar  el partido.

Esta es la situación que originó lo que ahora quiero tratar.

Castillo salió llorando. Saber si fue por la lesión o por la frustración del paso de Pumas, es difícil, podría ser combinación de las dos, más si llega a perderse el partido del próximo fin de semana frente a Guadalajara en Jalisco, esa aduana maldita para Pumas.

‘Nico’ fue quien recorrió el balón por todo el costado para habilitar a Formica y conseguir el gol que los acercaba al empate, ‘Nico’ consiguió los dos goles en el último triunfo de Pumas, ante Lobos -creo que ya con eso está quedando claro hacia dónde voy-. El chileno ha sido el jugador más constante en los partidos de su equipo, siendo el máximo goleador, asistidor como ayer, al que más se le nota entrega en cada uno de los partidos que disputa, aunque con su Selección no le haya ido tan bien.

Esta opinión no es una alabanza a Nicolás Castillo, pero sí lo tomo como referencia para los jugadores extranjeros que llegan al futbol mexicano, y por supuesto para los que de aquí surgen. Para este torneo son cerca de 160 jugadores extranjeros los que militan en el futbol mexicano, no hablaré de nacionalidades para no parecer que es culpa de alguna de ellas, pues no lo es. Por el contrario, Pumas y Chivas son los equipos que cuentan con más mexicanos, todos en el caso de Chivas y 6 de Pumas.

Entre los extranjeros y nacionales que llegan, incluyendo a los naturalizados, quiero preguntarles ¿Cuántos creen que aporten -ya sea por entrega o calidad- al futbol mexicano?

Honda llegó este semestre a Pachuca

Tenemos, por supuesto, varios casos en los últimos años, que contestarían la pregunta: Gignac ha traído un nivel de calidad que no siempre se ve; Sinha, en su momento, desplegó un nivel de calidad mayúsculo, Lucas Lobos antes, Ruidíaz y Pavón ahora. Habrá qe esperar, por ejemplo, lo que sucede con el japonés Keisuke Honda, que llego a Pachuca este torneo siendo quizá la mayor “bomba” del verano, pero que no jugó por varias jornadas y hasta ahora no ha sobresalido en sus actuaciones con los Tuzos. Los hay, sí, pero ¿no les parece que son los menos? La entrega que se le nota a jugadores como Castillo, su compromiso y constancia, no se detectan en muchos casos en nuestro futbol. Los más, son jugadores que apenas cumplen (o eso dan a parecer), en sus clubes e incluso en la Selección, otros que nada más no dan una, y siguen jugando, y algunos casos que pasan la mitad de cada torneo con lesiones, o que el llamado “proceso de adaptación” les lleva hasta 6 jornadas.

Guerrón no jugó profesionalmente por 6 meses y llegó a Pumas

Es difícil de creer, por no decir imposible que sea cierto, que de tantos millones no puedan salir suficientes jugadores de alta calidad. 1. Para tener una buena base de mexicanos en cada equipo y 2. Para poder reunir 17 o 18 jugadores de nivel y compromiso para la Selección Nacional. Y además que, con los sueldos que se pagan últimamente, el blindaje que se les da a muchos jugadores para que no salgan de los equipos, parece increíble que un equipo como Veracruz tenga registrados a 17 jugadores extranjeros y esté siempre en problemas de descenso, sin mencionar que, por reglamento, varios de esos extranjeros ni siquiera podrán ser convocados. ¿Qué le pasa al futbolista mexicano? ¿Qué ocurre en el futbol nacional?

Una posibilidad -como yo lo veo- es que el nivel del futbol de nuestro país no permita la llegada de más jugadores con esas características, o quizá los que la tienen buscan otro nivel de competencia (otra vez, el sistema y el nivel de la zona). Pero, aun así, los que ya están aquí, deberían mostrar la calidad que supuestamente los llevó al futbol profesional. Y no solo la calidad, la disciplina, la entrega y el compromiso.

Villaluz era una promesa desde el mundial juvenil, pero nunca despegó ni con Cruz Azul ni con la Selección

Muchos jugadores extranjeros llegan para ser banca todo el torneo (¿Para qué contratarlos entonces?), varios de ellos que llegan y juegan como si no quisieran cansarse, de esos también hay en los nacionales, jugadores que toman esa profesión que también es un juego, somo si estuvieran obligadamente encerrados en una oficina 12 horas al día y solo pensarán en regresar a casa, o dando el mínimo indispensable para ser titular o, al menos, entrar de cambio de vez en cuando; de nuevo, solo cumpliendo.

¿Se acuerdan de ‘Alemao’?

¿El futbol mexicano necesita crecer de alguna forma para que la mayoría de los jugadores entreguen todo su potencial? O, es al contrario y solo hasta que la mayoría de los jugadores entreguen todo su potencial, será que el mexicano pueda crecer.

Esta situación lleva a otros problemas: La regla de los extranjeros, la salida de canteranos mexicanos, las bondades económicas de nuestro futbol que alienten al conformismo, y podrían ser muchos más. Situaciones que los de pantalón largo deberían contemplar para seguir con la decisión de darle preferencia a los extranjeros, que no aportan nada, sobre las canteras mexicanas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*